euribe Abolir el impuesto de expatriación

Por Briggs Armstrong. (Publicado el 23 de marzo de 2009)

Traducido del inglés. El artículo original se encuentra aquí: http://mises.org/daily/3377.

En el pasado, el gobierno se veía forzado a mostrar una cierta modestia con respecto a gravar con impuestos para atemorizar a la gente que simplemente abandonaban el país y se trasladaban a un lugar más favorable. De hecho, la amenaza de la ciudadanía emigrando en masa es supuestamente uno de los controles  más importantes al poder del gobierno. La Ley Estadounidense de Creación de Empleos, aprobada por una Cámara, Senado y presidente republicanos ah eliminado eficazmente este temor.

Los políticos republicanos han adoptado el rol de leal oposición y ahora fingen desdén por las propuestas de aumentos de impuestos de Obama. Si realmente quisieran limitar el poder de Obama, restaurarían el derecho de los estadounidenses a votar con sus pies y sus dólares fiscales. La mera capacidad de la gente de irse y llevarse sus dólares de impuestos con ellos sería una importante disuasión para los aumentos de impuestos, independientemente del número de gente que realmente decida irse.

La ley estadounidense de Creación de Empleos de 2004, aprobada por un gobierno controlado por los republicanos, enmendaba la sección 877, del Internal Revenue Code. Bajo la nueva ley, cualquier persona que tenga el equivalente neto a 2 millones de dólares o una responsabilidad fiscal de renta media de 127.000$ que renuncie a su ciudadanía y abandone el país se supone automáticamente que lo hace por evitar impuestos y está sujeto a unas leyes fiscales bastante increíbles.

Cualquier persona de la que se declare que se haya expatriado por razones fiscales está obligado a pagar impuestos de la renta de EEUU sobre toda renta basada en EEUU durante los 10 años siguientes a la expatriación, independientemente del país en que resida, si una persona  cualificada está 30 días en Estados Unidos durante cualquier año, se ve gravado como ciudadano de EEUU sobre toda renta generada en cualquier lugar del mundo. Para empeorar las cosas, si una persona muere en un año en el que ha estado al menos 30 días en Estados Unidos, toda la propiedad está sujeta a la ley fiscal de la renta de EEUU.

Supongamos este escenario. Las propiedades de Mr. Smith (incluyendo su casa) tienen un valor neto de 2 millones de dólares. Decide que va a ir a vivir a Nápoles, Italia, porque tiene una excelente oferta de trabajo. Se expatria oficialmente el 1 de enero de 2009. Durante 2009, Smith está sólo 10 días en Estados Unidos. Recibe ingresos de origen de EEUU por un total de 80.000$ en 2009. Smith debe pagar impuestos sobre la renta sobre esos 80.000$, pero no sobre ningún dinero ganado en Nápoles. Sin embargo, en 2010, la madre de Smith está muy enferma y éste le visita por un total de 30 días desperdigados por el año. Ahora Smith está obligado a pagar impuesto de EEUU sobre todo el dinero generado en Estados Unidos y en su empleo en Nápoles. En 2019, Smith vuelve a Estados Unidos para una operación de corazón después de haber estado ya 30 días en el país. Por desgracia, Smith muere durante la operación. Bajo la ley actual, todas las propiedades de Smith en Estados Unidos y el resto del mundo estarían sujetas a la ley fiscal de EEUU en 2019.

Mucha de la gente con la que he discutido esta legislación tan vil no la han encontrado tan terrible como yo. Esto me desconcierta completamente. Las acciones del gobierno en esta legislación son simplemente coacción, extorsión y un gran robo judicial. Piensen qué pasaría si las empresas empezaran a actuar de una manera similar: dudo que la reacción fuera tan favorable.

Piensen qué pasaría si los clientes alquilaran un coche bajo el acuerdo de que se pagaría una cantidad diaria fija. Cada día que la persona use el coche, incurre en el pago de una renta diaria de alquiler.

Ahora supongamos que la compañía de alquiler de coches esté en una posición financiera difícil debido a la incompetencia del CEO y el gasto excesivo. Con el fin de evitar la bancarrota, el CEO decide aumentar el alquiler diario de todos los modelos de lujo. Después de todo, como los clientes que alquilan coches de lujo ganan más dinero, es justo que paguen más. Además, la compañía de alquiler decide establecer una nueva política que obligue a todos los que alquilen  a continuar pagando el alquiler diario durante 10 días después de devolver sus automóviles.

Como los que alquilan se ven obligados a continuar alquilando a la compañía, el Ceo se ve libre de aumentar las tarifas impunemente. Se destruye el miedo a perder a los clientes actuales. La base de clientes ahora está esencialmente cautiva. Pronto se extenderá la voz de que la gente que alquila coches de lujo en esa compañía puede quedar atrapada indefinidamente. Esto animaría a nuevos clientes que deseen alquilar coches de lujo a ir a la competencia.

Al quedarse los competidores en el alquiler de coches con todos los clientes de modelos de lujo, sus beneficios crecerían mucho más lentos que los de sus pares. Esto llevaría a una espiral infinita de aumento de tarifas a los consumidores de distintos niveles hasta que todos los que alquilen a la empresa paguen mucho más que los clientes de otras compañías que reciban mucho menos a cambio.

Si los estadounidenses no están dispuestos a tolerar este tipo de comportamiento de las empresas, ¿por qué están dispuestos a tolerarlo de nuestro gobierno?

Durante los últimos ocho años, el Partido republicano ha perdido la fe y la confianza de la opinión pública. Ahora tienen una oportunidad de recuperar un trozo de credibilidad en intentar restaurar su imagen de algo más que una maquinaria política para sus propios intereses, dispuesta a hacer cualquier cosa por obtener y mantener el poder. Si los republicanos tuvieran verdaderamente cualquier deseo genuino de limitar el poder de la administración en cualquier forma, reclamarían inmediatamente drogar la Ley Estadounidense de Creación de Empleos.

El habitual cliché en respuesta a las críticas sobre el país y sus gobernantes es “si no te gusta, puedes irte”. Los republicanos hicieron mucho más difícil que los ciudadanos descontentos siguieran este consejo; es el momento de derogar esta legislación derrochadora.

 

 

Briggs Armstrong es estudiante en la Universidad de Auburn, especializándose en contabilidad, rama de finanzas. Es miembro de los Libertarios de la Universidad de Auburn, el Club de Economía de Auburn y el Club de Filosofía de Auburn.

Published Sun, Oct 17 2010 9:28 PM by euribe

 

Advertisements

About Rodrigo Betancur

Estudioso de la Escuela Austríaca de Economia
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s