euribe La miniburbuja bursátil de Obama

Por Frank Shostak. (Publicado el 12 de mayo de 2009)

Traducido del inglés. El artículo original se encuentra aquí: http://mises.org/daily/3460.

Desde el final de febrero en que el S&P 500 cerró a 735,09, el índice ha aumentado fuertemente, cerrando el viernes 8 de mayo a 929,23, un aumento del 26,4%. Suponemos que la fuerza clave detrás de este fuerte rebote es un aumento masivo en la liquidez. ¿De qué va esto y cómo afectan al mercado bursátil los cambios en la liquidez?

En una economía de mercado, un servicio importante que ofrece el dinero es el de medio de intercambio. Los productores intercambian sus bienes por dinero y luego intercambian el dinero por otros bienes.

El aumento en la producción de bienes y servicios genera una mayor demanda de los servicios del medio de intercambio (servicio que ofrece el dinero). Por el contrario, cuando se ralentiza la actividad económica, la demanda de los servicios del dinero sigue esta línea.

La demanda de los servicios del medio de intercambio también se ve afectada por cambios en los precios. Un aumento en los precios de bienes y servicios lleva a un aumento en la demanda del medio de intercambio. La gente demanda ahora más dinero para facilitar bienes y servicios más caros.

Una caída en los precios de bienes y servicios genera una caída en la demanda del medio de intercambio.

Ahora tomemos un ejemplo en que se haya producido un aumento en la oferta de dinero para un estado concreto de actividad económica. Como no hubo ningún cambio en la demanda de los servicios del medio de intercambio, esto significa que la gente tiene ahora un excedente de dinero o un aumento en la liquidez monetaria.

Evidentemente, ninguna persona quiere tener más dinero líquido del necesario. Una persona puede deshacerse del efectivo cambiando dinero por bienes.

Sin embargo no todos los individuos como grupo pueden deshacerse así del exceso de dinero. Sólo pueden cambiar el dinero de un individuo a otro.

El mecanismo que genera la eliminación del exceso de efectivo es el aumento en los precios de los bienes. Una vez que los individuos empiezan a emplear el exceso de efectivo en adquirir bienes, esto empuja los precios al alza.

En consecuencia, la demanda de los servicios del dinero aumenta. Todo esto a su vez opera hacia la eliminación de exceso monetario.

Una vez que el dinero entra en un mercado concreto, se paga ahora más dinero por un producto en ese mercado. O podemos decir que el precio de un bien en ese mercado a aumentado. (Recordemos que un precio es el número de dólares por unidad de algo).

Advirtamos que lo que ha disparado los aumentos en los precios de los bines en diversos mercados es el aumento en el exceso de moneda o liquidez monetaria en respuesta al aumento en la oferta de dinero.

Mientras que los aumentos en la oferta monetaria generan un exceso de moneda, una caída en la oferta monetaria lleva a un déficit de moneda. Las personas siguen demandando la misma cantidad de servicios del medio de intercambio. Para ajustar esto, empiezan a vender bienes, empujando a la baja los precios.

A precios más bajos, la demanda de los servicios del medio de intercambio declina y esto a su vez opera hacia la eliminación del déficit de moneda.

Un cambio en la liquidez del exceso de moneda puede también producirse en respuesta a cambios en la actividad económica y en precios. Por ejemplo, un aumento en la liquidez puede producirse para una cantidad concreta de dinero y un declive en la actividad económica.

Una caída en la actividad económica significa que ahora se producen menos bienes, Esto significa que se van a intercambiar menos bienes, lo que implica una caída en la demanda de los servicios del dinero, los servicios del medio de intercambio.

Sin embargo, una vez que aparece un exceso de efectivo, se produce exactamente el mismo resultado con respecto a los precios de los bienes y servicios que el que produce el aumento de la oferta monetaria, es decir, empuja los precios al alza. Un aumento en los precios a su vez opera hacia la eliminación del exceso de dinero, la eliminación de liquidez monetaria.

Por el contrario, un aumento en la actividad económica mientras la existencia de dinero no cambie produce un déficit monetario. Esto a su vez pone en marcha la venta de bienes, rebajando así sus precios. La caída de los precios a su vez opera hacia la eliminación del déficit monetario.

Hay un plazo entre los cambios en la liquidez, es decir, el exceso monetario, y los cambios en los precios de los activos, como por ejemplo los precios de las acciones.

Por ejemplo, puede haber un largo plazo entre el pico de liquidez y el pico del mercado bursátil. El efecto del previo aumento de la liquidez podría continuar para dominar el efecto de la actual caída de la liquidez durante un periodo de tiempo. De aquí que el pico en el mercado bursátil aparezca una vez que la liquidez en disminución empiece a dominar la escena.

(La razón para este plazo es que cuando se inyecta el dinero no afecta a todos los individuos y por tanto a todos los mercados instantáneamente. Hay receptores tempranos y posteriores del dinero).

Estudiando cómo los cambios en la liquidez han estado dirigiendo históricamente el mercado bursátil

Por ejemplo, la tasa anual de crecimiento de nuestra medición monetaria AMS fue del 4,1% en marzo de 1974 y del 4,5% en mayo del año siguiente. A pesar del índice de crecimiento relativamente estable de la oferta monetaria, la tasa de crecimiento anual del exceso monetario, el índice anual de crecimiento del superávit monetario tuvo un gran incremento, de un 7,7% negativo en marzo de 1974 a una figura positiva del 7,6% en mayo de 1975.

(Adviertan que la tasa anual de crecimiento del índice de precios del consumo (IPC) cayó del 10,1% en marzo de 1974 al 9,3% en mayo de 1975. La tasa anual de crecimiento de la producción industrial cayó del 1,7% en marzo de 1974 a un 12,4% negativo en mayo de 1975).

En respuesta a aumento en el superávit monetario, el S&P 500 se disparó del 68,6 en diciembre de 1974 al 95,2 en junio de 1975, un aumento del 38,8%.

Ahora, el índice anual de crecimiento de la liquidez llegó en noviembre de 1927 al 10,2%. Después de un plazo de 22 meses, el S&P 500 respondió con un pico en agosto de 1929 al 31,71.

En 1987, la diferencia temporal entre un pico de liquidez y un pico en el mercado bursátil fue mucho más corta. El índice anual de crecimiento de la liquidez llegó en enero de 1987 al 15,1%. El S&P respondió a esto llegando a un pico ocho meses después de 329,9 en septiembre de ese mismo año.

De acuerdo con los datos históricos, la tasa anual de crecimiento de la liquidez tocó fondo en un 16,6% negativo en mayo de 1929. Aún así, llevó mucho tiempo antes de que el S&P 500 respondiera a esto, Le llevó más de tres años después de tocar fondo la liquidez hasta que el S&P empezara a recuperarse. El índice bursátil tocó fondo en junio de 1932 a 4,43.

La diferencia temporal entre el fondo en liquidez y en el mercado bursátil ha sido más corto en la historia reciente. Así, la tasa anual de crecimiento de la liquidez ha tocado fondo en un 5,7% negativo en septiembre de 2000. Tardaron veinticinco meses antes de que el S&P tocara fondo en 815,28 en septiembre de 2002.

¿Cuál es el estado actual de la liquidez en EEUU y hacía donde se dirige el S&P 500?

El actual mercado bajista que empezó en octubre de 2007 vino precedido por un pico en el índice de crecimiento de la liquidez en junio de 2003, un plazo de más de cuatro años. El índice anual de crecimiento de la liquidez llegó al 7% en junio de 2003. El S&P 500 subió a 1.549, 38 al final de octubre de 2007.

Observen que a finales de febrero de 2009, el S&P 500 cerró a 735,1, una caída del 52,6% desde el pico de octubre de 2007. El índice anual de crecimiento de la liquidez tocó fondo en enero de 2008 con un 6,1% negativo. Para el final de abril, el índice anual de crecimiento de la liquidez se quedó en una cifra positiva del 24,9%.

A la vista de esto, y contando con una inyección monetaria agresiva de la Fed, uno está tentado de argumentar que el plazo desde el mínimo de liquidez al mínimo del mercado bursátil puede haberse acortado significativamente y ser de aproximadamente un año. En resumen, el mercado bursátil ya está en fase alcista. Creemos que un estado frágil del ahorro real podría ser una amenaza para el mercado bursátil, a pesar de la inyección monetaria masiva de la Fed. He aquí por qué.

Hemos visto que en algunos casos, como en la Gran Depresión de la década de 1930, el plazo entre el mínimo en la tendencia al crecimiento de la liquidez y el inicio de un nuevo mercado alcista puede ser extremadamente largo. Un factor importante que prolonga el plazo es que un aumento en la liquidez a costa de un colapso económico no es un gran incentivo para poner dinero en acciones.

A pesar de los aumentos masivos en liquidez, como los que tuvimos en la década de 1930, el rendimiento ajustado al riesgo de tener acciones no era tan atractivo respecto de otras clases de activos, como títulos del tesoro o simplemente mantener el dinero en efectivo o en instrumentos de mercado monetario a corto plazo.

En este caso, un aumento en la liquidez en lugar de entrar en el mercado bursátil apoya otros mercados. Adviertan que para junio de 1931, el S&P 500 estaba en 14,8, frente al 21,45 de diciembre de 1929, una caída del 31%. Esta caída tuvo lugar a pesar de un aumento en el índice de crecimiento del 4,7% en diciembre de 1929 al 21% en junio de 1931.

Por el contrario, el aumento de la liquidez apoyaba a los títulos del Tesoro. El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años estaba en una suave tendencia bajista. El rendimiento bajo del 3,4% en diciembre de 1929 a alrededor del 3% en junio de 1931.

Creemos que, en el presente, si los ahorros reales siguen teniendo problemas, es poco probable que tengamos una reactivación económica sostenida. Si producen algo, todos los paquetes de rescate y las inyecciones masivas de la Fed han empeorado mucho las cosas en lo que respecta al posible mínimo económico subyacente.

Esto a su vez significa que, a pesar de la alta liquidez, los malos fundamentales económicos podrían forzar a los inversores a dirigir su dinero hacia otros activos, como títulos del tesoro… y oro. Si nuestra evaluación respecto de los fundamentales económicos es correcta, entonces la tendencia subyacente a la baja en títulos del tesoro a largo plazo probablemente se mantenga fuerte mientras el precio del oro probablemente sobrepase fácilmente el nivel de 1.000$.

Conclusión

Al acabar febrero de 2009, el S&P 500 cerró a 735,09, una caída del 52,6% desde el fin de octubre de 2007. Desde el fin de febrero, el índice de precios bursátiles ha estado ganando fuerza cerrando el viernes 8 de mayo en 929,23, un aumento del 26,4%. Es tentador suponer que tan vez este visible rebote desde febrero pueda ser el inicio de un nuevo mercado alcista. Un factor importante detrás de este fuerte rebote es la inyección monetaria masiva por parte de la Fed, que ha contribuido a un gran aumento en la liquidez monetaria. Creemos que, aunque la Fed puede crear mucha liquidez monetaria, no puede mejorar los fundamentales reales subyacentes. Si pueden hacer algo, las políticas de la Fed sólo pueden empeorar mucho más los fundamentales. Por tanto, si los fundamentales continuaran deteriorándose, es poco probable que haya más inversores proveyendo soporte al mercado bursátil, a pesar de un fuerte aumento en la liquidez. El aumento en la liquidez probablemente se ubique en distintas clases de otros activos, como títulos del Tesoro y oro. Por esta razón, mantenemos que, por ahora, la tendencia subyacente a la baja en los rendimientos de los títulos del Tesoro a largo plazo probablemente permanezca incólume, mientras que el precio del oro se espera que supere los 1.000$ por onza en pocos meses.

Frank Shostak en investigador adjunto en el Instituto Mises y colaborador habitual en Mises.org.

Published Wed, Oct 20 2010 7:40 PM by euribe

Advertisements

About Rodrigo Betancur

Estudioso de la Escuela Austríaca de Economia
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s